Viernes Santo Recuerda La Muerte De Cristo

Durante la tradicional Semana Santa, el Viernes Santo es considerado una de las principales celebraciones de la religión católica, en donde se recuerda la muerte de Jesús de Nazaret en la cruz.

Conforme a las escrituras bíblicas y la tradición católica, en el Viernes Santo ocurrió el juzgamiento al que fue sometido el hijo de Dios tras ser traicionado por uno de sus apóstoles, Judas Iscariote.

Tras comparecer ante el Sanedrín de los sacerdotes judíos, ante el gobernador Herodes y, finalmente, ante Poncio Pilatos, Jesucristo fue sentenciado a morir en la cruz. A partir de aquí inicia su recorrido hacia el Calvario, que los católicos recuerdan con el rezo del Vía Crucis. Se recorren 14 estaciones, desde la condena hasta cuando Jesús es llevado al sepulcro.

En este día, la Iglesia católica pide a sus fieles guardar ayuno o bien abstinencia de carne, a fin de hacer propios los sufrimientos de Cristo.

De acuerdo a la Iglesia católica, es el único día del calendario litúrgico que no se celebra misa como luto por la muerte de Jesús. En su lugar se oficia la "Liturgia de la Pasión del Señor" en horas de la tarde.

En las iglesias, las imágenes se cubren con una tela morada al igual que el crucifijo y el sagrario está abierto en señal de que Jesús no está.

El color morado en la liturgia de la Iglesia significa luto. Se viste de negro la imagen de la Virgen en señal de luto por la muerte de su Hijo.

Según la historia, un día como hoy, pero hace más de dos mil años, Jesús, muere en la tarde del viernes crucificado para salvar los pecados de las personas y otorgar la vida eterna.