Seau padecía de enfermerdad cerebral al morir

Estudio: sufrío numerosas lesiones en la cabeza

SAN DIEGO, Calif. - Junior Seau, uno de los mejores jugadores de la NFL durante casi dos décadas, tenía una enfermedad degenerativa del cerebro cuando se suicidó en mayo pasado, dijo el jueves en exclusiva la familia del astro de los Chargers a la cadena ABC.

Los resultados de un estudio del cerebro de Seau revelaron anomalías relacionadas con la encefalopatía traumática crónica (ETC). El instituto, con sede en Maryland, realizó un estudio de tres cerebros no identificados, de los cuales uno era el del legendario linebacker. Indicó que los hallazgos del cerebro de Seau fueron similares a las autopsias de personas "que sufren numerosas lesiones a la cabeza".

La familia de Seau solicitó el análisis de su cerebro y hoy les cuesta trabajo ver imágenes de Junior jugando fútbol americano pues se calcula recibió en 20 años unos 1500 impactos y finalmente causa que lo llevó a la muerte.

Seau fue uno de los mejores linebackers de la NFL en 20 temporadas con San Diego la mayor parte del tiempo y donde vivió su años de gloria, después en Miami y Nueva Inglaterra antes de retirarse en 2009. Falleció al pegarse un tiro con una escopeta en su casa en Oceanside.

Seau es uno de varios jugadores de fútbol americano que han tenido ETC. Un centro de la Universidad de Boston que estudia esa enfermedad reportó el mes pasado que 34 ex jugadores de la NFL, y nueve que sólo jugaron fútbol americano a nivel universitario, sufren de ETC.

"Tras aprender un poco sobre ETC, no me sorprendió que la tuviera", dijo Tyler, el hijo de 23 años de Seau. "Jugó muchos años a ese nivel. Sólo estaba molesto porque no hice más y no sabía más para ayudarlo, y ahora es muy tarde".

Ese comportamiento, según Tyler y la ex esposa de Seau, Gina, incluían altibajos en su ánimo, olvidos, insomnio, depresión y actos irracionales.

Los familiares señalaron que Seau ocultaba sus síntomas en público, pero no cuando estaba con sus allegados.

La NFL encara demandas de miles de ex jugadores que dicen que la liga ocultó información sobre los peligrosos efectos secundarios de las conmociones cerebrales.

 

Print this article Back to Top