Investigan a comandante de EUA por caso Petraeus

El general John Allen, es investigado

El máximo comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general John Allen, es investigado por presunta comunicación inapropiada con Jill Kelley en el centro del escándalo sexual que involucró al exdirector de la CIA, David Petraeus.

 

La sorprendente revelación amenaza con hacer caer a otro de los grandes nombres militares estadounidenses y sugiere que el escándalo que involucra a Petraeus -un general en retiro que ocupaba el puesto de Allen en Afganistán antes de pasar a la CIA el año pasado- podría expandirse mucho más que lo previsto anteriormente.

 

El funcionario estadounidense dijo que el FBI descubrió entre 20 mil y 30 mil páginas de comunicaciones -en su mayoría correos electrónicos que abarcan del 2010 al 2012- entre Allen y Jill Kelley, que ha sido identificada como una vieja amiga de la familia Petraeus y voluntaria de enlace social en Tampa, Florida, con familias de militares en la Base MacDill de la Fuerza Aérea.

 

Fueron las quejas de Kelley sobre un acoso a través de correos electrónicos por parte de la mujer con la que Petraeus había tenido una relación extramarital, Paula Broadwell, las que provocaron una investigación del FBI, alertando a las autoridades en última instancia sobre la relación entre Petraeus y Broadwell. Petraeus renunció a su trabajo el viernes.

 

No estaba claro cómo Allen conoció a Kelley, pero se desempeñó en Tampa como vicedirector del Comando Central del Ejército de Estados Unidos durante tres años antes de hacerse cargo de la operación en Afganistán en el 2011.

 

Petraeus fue jefe del Comando Central con sede en Tampa entre el 2008 y el 2010. Consultado sobre si había preocupación por la divulgación de información clasificada, el funcionario dijo bajo anonimato: “Estamos preocupados por las comunicaciones inapropiadas. No vamos a especular sobre lo que está contenido en estos documentos”.

 

Pero incluso solo el enorme volumen de comunicaciones podría generar cuestionamientos: Allen y Kelley intercambiaban alrededor de 30 páginas de comunicación por día, en promedio. Aún cuando se tratara de mensajes breves, tan intensa interacción habría consumido mucho tiempo a Allen.

Print this article Back to Top