Horario de verano = Reemplazar las baterías de las alarmas detectoras de humo

Y no olvidar alarmas de monóxido de carbono

WASHINGTON, DC - ¿Tiene alarmas detectoras de humo y de monóxido de carbono (CO) en buen estado de funcionamiento en su hogar? De no ser así, la U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU CPSC) lo exhorta a que las instale. Las alarmas detectoras de humo y de monóxido de carbono agregan una capa importante de seguridad para su hogar.

Cada año se producen más de 366,000 incendios en los hogares, con un saldo de más de 2,300 personas fallecidas, según el Informe de Estimados de Pérdidas en Incendios Residenciales más reciente de la CPSC.

Si tiene alarmas detectoras de humo, asegúrese estén funcionando correctamente y de que tengan baterías nuevas. Según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (National Fire Protection Association, NFPA), dos tercios de las muertes producto de incendios ocurren en hogares que carecen de alarmas detectoras de humo en buen funcionamiento.

Cuando adelante los relojes una hora este fin de semana para pasar al horario de verano, cambie las baterías de las alarmas. Según la Encuesta de la Vivienda Americana 2011 de la Oficina del Censo de los Estados Unidos (U.S. Census Bureau), solamente tres de cada 4 hogares reportaron haber cambiado las baterías de alarmas detectoras de humo en los últimos seis meses. Las baterías de las alarmas deben cambiarse cada año. Además, la CPSC recomienda a los consumidores que prueben sus alarmas todos los meses para asegurarse están funcionando.

Las alarmas detectoras de humo deben colocarse en cada nivel del hogar, dentro de cada dormitorio y fuera de las áreas destinadas para dormir.

Mientras que alrededor del 95 por ciento de los hogares en Estados Unidos tiene al menos una alarma detectora de humo en buen funcionamiento, solo el 42 por ciento reporta tener una alarma detectora de CO en buen funcionamiento, según datos del 2011 de la Oficina del Censo de EE.UU. Las alarmas detectoras de CO ayudan a avisarle a usted y a su familia de la presencia de niveles peligrosos de monóxido de carbono dentro de su hogar.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), más de 500 personas mueren cada año en los Estados Unidos debido a intoxicación por CO accidental y no relacionada a incendios. Esta cifra incluye incidentes que involucran vehículos que se dejan encendidos dentro del garaje de un hogar, lo cual no cae bajo jurisdicción de la CPSC. Durante el período del 2007 al 2009 hubo cerca de 170 fallecimientos que involucraron productos de consumo bajo jurisdicción de la CPSC, incluyendo  generadores portátiles y sistemas de calefacción de un hogar.

Al monóxido de carbono se le conoce como el asesino invisible, porque no se puede ver ni oler. Este gas venenoso puede provenir de diversas fuentes y puede incapacitar y matar rápidamente a sus víctimas.

Si no tiene alarmas detectoras de CO, consígalas. Las alarmas detectoras de CO deben instalarse en cada nivel del hogar y fuera de las áreas destinadas para dormir. Al igual que las alarmas detectoras de humo, las alarmas detectoras de CO necesitan baterías nuevas cada año. Las alarmas deben probarse una vez al mes para asegurarse de que están funcionando.

También están disponibles alarmas detectoras de humo y de CO en una misma unidad.

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) está encargada de proteger al público contra riesgos irrazonables de lesión o muerte asociados al uso de miles de tipos de productos de consumo bajo la jurisdicción de la institución. Muertes, lesiones y daños a la propiedad asociados a incidentes con productos de consumo le cuestan al país más de $900,000 millones anualmente. La CPSC está comprometida con proteger a los consumidores y las familias contra los productos que presenten un peligro de incendio, eléctrico, químico o mecánico. Los esfuerzos de la CPSC para asegurar que los productos de consumo —tales como juguetes, cunas, herramientas eléctricas, encendedores de cigarrillos y productos químicos para uso doméstico— sean seguros, contribuyeron a la disminución en el índice de muertes y lesiones relacionadas con productos de consumo en los últimos 30 años.

Conéctese con nosotros (inglés/español):

CPSC.gov | SaferProducts.gov | YouTube Español | YouTube | OnSafety Blog | Twitter | Flickr

*Entrevistas en español disponibles

Línea directa de la CPSC: (800) 638-2772
Contacto de la CPSC con los medios: (301) 504-7800 / 7908

La ley federal prohíbe que cualquier persona venda productos sujetos a un retiro del mercado anunciado públicamente y llevado a cabo por el fabricante; o a una orden de la Comisión obligatoria.

Para reportar un producto peligroso o una lesión relacionada con un producto, visite www.SaferProducts.gov (en inglés) o llame a la línea de información de la CPSC al (800) 638-2772 o al teletipo (800) 638-8270 para discapacitados auditivos. Los consumidores pueden obtener información  sobre noticias y retiros en www.cpsc.gov/espanol, vía Twitter @OnSafety o suscribiéndose para recibir los boletines electrónicos gratuitos de la CPSC. www.cpsc.gov/es/Newsroom/Subscriptions.

FUENTE: U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos)

Print this article Back to Top

Comments